Proscritosblog ">
Prostitución, putas,el oficio más antiguo del mundo, Marisol Oviaño
 
principal | equipo | contacto | números anteriores | proscritos.com


Críticas de Libros
Da que Pensar...
Rara Avis
Textos Dramáticos
Teatro de Autor
Críticas
Recomendaciones Proscritas
Libro
Enlaces del Mes
La prostitución In Utero
La Prostitución en la Literatura
La Prostitución en el Teatro
La Prostitución en el Cine
Proscritos por el mundo


Descargar 1er capítulo del libro "Seduciendo a dios"

El blog de Proscritos

 

MONOGRÁFICO > LA PROSTITUCIÓN IN UTERO

Las putas que conozco
por Marisol Oviaño

La fascinación de lo secreto

A partir del año 2009 puedes seguir leyéndonos en Proscritosblog

A las afueras de Madrid, cerca de mi casa , pero no tanto como para poder hacer un seguimiento que me permitiera hablar con más conocimiento de causa, hay un megaprostíbulo.

Parece que hasta al oficio más viejo del mundo ha llegado la manía de los parques temáticos que ofrecen diversión a granel.

Según me han contado los amigos puteros que me quedan vivos, por doscientos euros puedes pasar varias horas allí en compañía de diferentes bellezas exóticas que siempre sonríen y te hacen creer que tú eres diferente a los demás.

El edificio no peca de discreción, es grande como un hipermercado y el neón luminoso gigante que hace de reclamo para conductores calientes no deja lugar a equívocos. Los parroquianos pueden contar con un aparcamiento subterráneo en el que dejar el coche a salvo de miradas indiscretas. Y de nada sirve mirar a las ventanas, desde las que puedes ver a tu mujer, conduciendo por la autopista con la compra y los niños, sin ser visto mientras la rubia de turno te pellizca los pezones.

Antonio vive en una calle de Madrid en la que las mujeres se ofrecen con desgana en las esquinas desde tiempos inmemoriales. Éstas no tienen tanta suerte como las del megaprostíbulo, son más viejas, mas feas, más yonquies, más gordas o más negras que quienes pueden pagar un techo bajo el que esperar a los clientes. Desde la ventana de Antonio las veo regatear, hacer relevo de esquinas y de tarteras con comida para calentar prueba las lentejas que he hecho, que te estás quedando tísica . Putas tristes como las habrá en todas las ciudades del mundo.

La calle es dura.
Pero al menos es calle.
Otras, más extranjeras e impresionantemente negras y hermosas, se ven abocadas al parque del Oeste, la casa de Campo o a dónde las hayan desviado últimamente las autoridades competentes. Éstas, casi todas ellas bellezas de ébano que ya quisieran muchos productores de cine porno, se exhiben con lo mínimo en pleno invierno, sin una terraza bajo la que guarecerse de la lluvia, sin un bar en el que calentar el cuerpo con un orujo, sin un baño en el que mear o lavarse. Probablemente tengan una deuda de dimensiones colosales con las mafias que las trajeron aquí, porque no se entiende que mujeres tan exuberantes lo hagan tan barato.

Aunque nunca las he visto, he oído hablar de esas estrellas de la prostitución que cobran más de 3000 euros por servicio, pero no conozco a nadie que haya tenido tratos carnales con ellas o que reconozca que ha pagado ese dineral por un polvo.

Las putas existen porque tienen que existir.

Nada hay más ridículo que una manifestación de mujeres pidiendo el cierre de los prostíbulos en los que se solazan hombres solteros, divorciados, viudos y casados, o lo que es peor, pidiendo la prohibición del oficio más antiguo del mundo.

Las putas forman parte del paisaje social desde que el hombre es hombre. Las putas no tienen la culpa de vivir de las debilidades de la naturaleza humana.

A fin de cuentas, todos somos putas.

A partir del año 2009 puedes seguir leyéndonos en Proscritosblog